Madre sigue enferma

Madre sigue enferma #escribeporelcambio

Madre sigue enferma

Madre sigue enferma, aun agoniza. ¡Oh, como la dañaron aquellas criaturas!, con su insaciable apetito volvieron grises sus cielos, negros sus mares, llanos sus bosques, ¡como enfermaron a Madre!  por si fuera poco; se divirtieron masacrando a los hijos de ella, los rodeaban multitudes y gritaban de alegría cuando sangraban sobre la arena, a otros los cazaban sin razón, lo llamaban deporte. Creían tener el derecho divino de tomar lo que quisieran de Madre para su comodidad y su lujo, y ella les entrego todo, hasta enfermar.

La despreciaron, aunque ella los amó. Buscaban los placeres inmediatos sin importarles el daño que le hacían a ella y a sí mismos. Con inmundicia cubrieron los campos, las selvas con avaricia y a nadie le importó que ella sufriera. Se quejó, no por ira, por dolor, y la odiaron por eso, la llamaron cruel sin entender que estaba enferma, enferma de ellos.

Se construían destruyéndola. Terminaron con la belleza de ella para continuar con la “supremacía” de ellos y, al final, también su gloria se acabó, se esfumó cuando ella agonizó.

Madre sigue enferma, aun agoniza, pero queda la esperanza de que mejore ahora que todos ellos han muerto.