Fauna marina

Fauna marina #Escribeporelcambio

Fauna marina

Emilio contemplaba maravillado desde el barco, las burbujas que emergían del interior del océano, mientras esperaba que lo siguiente en salir a la superficie fuese una criatura marina. Pedro se unió a la contemplación perpetua, juntos aguardaron por la fauna marina.

—¡Mira, allí!—exclamó Emilio, sintiendo que el corazón le daba un vuelco.

Pedro llevó la vista hacia donde su hermano le indicaba y, compartiendo su emoción, le dijo:

—¡Es un bolsusa!

Al niño se le iluminó el rostro. Regresó la vista al mar y siguió examinando la superficie. No tardó en encontrar otra criatura.

—¡Pedro! ¡¿Qué es eso?!

Emilio daba saltitos, ya que la euforia de su voz no bastaba para denotar su alegría. El hermano siguió el dedo agitado del otro.

—Uh—rumió—,me parece que es un pez botella.

Pedro adoptó la expresión de un erudito que todo sabía sobre la fauna marina, así que Emilio creyó todo lo que salía de los labios de su hermano. Y siguieron parloteando por horas. El niño señalaba criaturas y Pedro, como un libro de biología marina, dotaba de conocimiento al pequeño.

La madre se acercó a ver qué mantenía a sus hijos tan entretenidos y, simplemente no pudo entender qué de divertido podía tener un montón de basura flotante. Alcanzó a divisar una bolsa de plástico que se hundía nuevamente con el peso de las olas.