El Derrumbe.

El Derrumbe

El Derrumbe.

El alcázar estaba listo. Era una edificación preciosa, erigida en medio de la constante repetitividad de arena y sol. Se había dispuesto de todo lo necesario para llevar a cabo el capricho. A pesar de la poca mano de obra, fue terminado en tiempo record. Después, expuesto ante tanta inmensidad, parecía albergar la fuerza de los dueños del cielo, y desprender hacia las blancas y doradas tierras un guiño de encanto y seducción. 

Todo hasta que vino Juan, con su mirada altiva y aires de conquistador. De una patada desparramó las paredes del fuerte, resultando éste en un promontorio más de la playa casi huérfana de especies. 

Hacia el cocotero va corriendo la herida niña. En su embestida, dispara al viento frases que rebotan: ¡Mamá ve lo que hizo Juan! ¡Ve lo que hizo Juan!