El suceso.

Strange Adventure #Microcita

El suceso.

Ahí estaba yo, me encontraba sentado en el sofá de la sala, en el costado derecho de este para ser exactos, en mi mano izquierda tenía un plato hondo lleno de palomitas cubiertas por exquisita mantequilla, en mi otra mano (la derecha) tenía el control del televisor el cual usaba para indagar en la plataforma de Netflix.

 

― Agh…  — Me encontraba  mortalmente aburrido, no había nada interesante que hacer ni tampoco que ver, con este mundano y lamentable pensamiento en mi cabeza cerré la sesión actual de Netflix y me dirigí al segundo piso con un paso lento y tonto pero aun así pudiendo llegar a la madera de la segunda planta con un paso firme y seguro, me dispuse a espiar la habitación que estaba frente a la mía la cual pertenecía a mi hermana mayor, al ver que no se encontraba allí solté un leve chasqueo con la lengua— Tsk… ¿Ahora que hare?, Ni Julián ni Charlie están disponibles, y bueno, Max lo estará mucho menos….

 

Camine por los pasillos de la casa, tenía que admitirlo, era bastante grande, mientras caminaba podía observar algunos animales disecados sobre columnas de hierro las cuales me llegaban a la cintura, cuando llegue a la puerta principal salí fuera de esta y me quede sentado sobre las mini escaleras que habían fuera de la casa, miraba el paisaje verdoso que se dejaba observar mientras agregaba una cucharadita de azúcar a mi café, sosteniéndolo firmemente con la mano derecha lo lleve a mis ásperos labios de manera lenta y segura para luego dar un largo y exquisito sorbo a este, luego de dicha acción deje de manera delicada la taza sobre los tablones de madera ya que no quería infligir daño ni a la taza ni a los tablones.

 

― Uff~… No hay nada mejor que una taza de café por la mañana... — Posiciones las palmas de mis manos sobre el suelo para así inclinar mi espalda 95° hacia atrás y así ver el cielo y una parte del techo— Supongo que tendré que salir a pasear un rato por la ciudad ya que no es salubre pasar mucho tiempo en casa.

 

Me levante con cuidado ya que tenía la taza en mis manos, camine hacia la cocina para así dejar la varias veces dicha taza en el lavaplatos, entre a mi cuarto y me cambie de ropas para verme un poco más presentable, utilice sobre mí un fragante perfume de menta, la ropa que llevaba era simple pero conservaba su leve estilo de chico adinerado llevaba puesta una camisa de color rojo vino tinto con un leve símbolo de mi juego favorito “ Gears of War “, Un jean completamente negro con decoraciones blancas bastante llamativas la verdad, unos zapatos… La verdad eran del mismo color de la camisa no tengo nada más que resaltar, también tenía un gorro negro el cual se camuflaba con mi cabello oscuro como la noche el cual junto con el gorro hacia resaltar mis gafas de color rojo fuego que combinaban con mis ojos de color rojo carmesí, mi piel blanca levemente quemada por los avatares de la vida y el tiempo resaltaba bien con el reloj de color verde militar que llevaba en mi mano derecha y las numerosas pulseras que llevaba en la contraria, siendo sincero… Jamás me había desvelado tanto por mi imagen física ya que siempre me concentro en la intelectual, Salí de mi casa para así dirigirme.... La verdad no tenía punto de llegada, digamos que hacia un barrido por la ciudad, mientras evito detalles de mi larga caminata ¿Por qué no hablo un poco de mí?, pues bueno mi nombre actual es Lucifer el anterior era Timoteo, ¿Por qué me lo cambie?, simples deseos de una mente vaga, No soy una persona de prejuicios, me gusta comprobar las cosas antes de creerlas por completo, mi edad es 25 años y vivo en una casa lejana a barranquilla, para ser exactos en unas de las montañas ubicadas en Puerto Colombia, estudio mecatronica al igual que trabajo empleando esta, vivo con mis padres y hermana adoptiva la cual quiero mucho a tal punto que si hay oportunidad de causar incesto lo haría sin pensarlo dos veces.

 

― ¿Uh? — Me detuve frente un extraño, lúgubre pero llamativo edificio que al parecer se encontraba abandonado y casi en ruinas, ya que en mi sórdida mente solamente había aburrimiento en esos momento me dispuse a explorar dicho edificio, al adentrarme más en este pude sentir un escalofrió continuo— Al parecer hay partes de barranquilla donde hace un poco de frio, dato interesante la verdad…

 

Continúe con un tembloroso y  precavido paso ya que el ambiente no favorecía en absoluto a mi estado mental, después de unas 3 horas de caminata tropecé con un peldaño y caí por un profundo hueco que había en el suelo de aquel escalofriante edificio, ya que sentía que iba a morir tuve un desmayo el cual me dejo en estado de sueño por 30 minutos, al despertar estaba en un lugar totalmente diferente y mucho más miserable pero mantenía su toque escalofriante, estaba oscuro, me levante con las rodillas un poco lastimadas, ropa rasgada y sangre en mis antebrazos y tibias.

 

― ¿D-dónde estoy?... — Pregunte sabiendo que no iba a obtener respuesta alguna, pero para mi sorpresa un ser de 1,75m de alto, pálido y huesudo se acercó a mí y me respondió con una voz fría y cortante—

― Este es el lugar donde empieza tu historia…

 

Quede en shock… ¡¿A qué carajo se refería?!

Escaleras Del Infierno.